NO VENDEMOS CASAS, CAMBIAMOS VIDAS

¿HABLAMOS?

971 755 220
Migas de pan

NOTICIA

2017, UN AÑO PARA RECORDAR

20 DICIEMBRE, 2017

2017 ha sido un año especial.

Especial por divertido, por revolucionario, por maravilloso.

En Fincas Fiol nos tomamos el 2017 como una especie de catarsis capaz de llevarnos a lo más alto. O al menos que lo intentara. Una catarsis que nos hiciera disfrutar más que nunca, pensar sin horizontes a la vista y con los objetivos claros.

Uno de nuestros propósitos para el 2017 no era sólo vender casas, sino cambiar vidas. Y, con enero recién estrenado, nos pusimos manos a la obra.

Doce meses para trabajar y disfrutar. Doce meses para hacer que nuestros clientes fueran amigos, doce meses para que, al llegar el día de hoy -momento de recapitular- fuera la satisfacción la que despidiera el año y no las ganas de haber hecho más o mejor.

2017 empezó con una recogida de juguetes para Fundación Indig. Y, de verdad, sólo con que un niño sonriera gracias a nosotros, ya habría valido la pena. Sin embargo, nos quedamos con la avalancha de solidaridad que recibimos y con las sonrisas de más que nos guardamos para nosotros. Para siempre.

Con el mes de febrero llegó la celebración del amor. El barrio, el nuestro y el vuestro, se inundó de flores color naranja para reivindicar que las malas noticias, ésas que abarrotan telediarios y periódicos, nunca serán más fuertes que los ‘te quieros’.

Con el calor estival llegó un paseo en catamarán que nos hizo surcar los mares cual piratas de Espronceda. Nuestros clientes y amigos nos acompañaron en una travesía que, además de regalarnos un atardecer rojo y Mediterráneo, nos regaló unos lazos cada vez más estrechos.

Durante este 2017 hemos estudiado, nos hemos reciclado y, lo más importante, hemos aprendido. Hemos ido y hemos venido. Nos hemos MOVIDO. Por ferias, por cursos, por aquí y por allí.

Este año hemos visto a gente marchar pero mucho más importante, también a gente llegar. Nuevos fichajes con su particular dosis de motivación.

Pero, sin duda, este será el año en el que intentamos hablar con imágenes en movimiento. Un año en el que hemos intentado trasladar nuestro espíritu, nuestras inquietudes y nuestra filosofía a vídeos que os tocaran el corazón.

La llegada de La llamada dio paso a El abuelo, dos vídeos que nos han ayudado a mirar nuestro corazón por dentro. A veces tan necesario como doloroso.

En definitiva, 2017 nos ha regalado mucha felicidad. Felicidad que se convierte en gasolina para que esta máquina llamada Fincas Fiol siga caminando muchos años con la misma potencia.

Desde aquí, no nos queda más que desearos mucha salud y mucha felicidad para el 2018.

¡Este brindis es por vosotros!

Compartir