NO VENDEMOS CASAS, CAMBIAMOS VIDAS

¿HABLAMOS?

971 755 220
Migas de pan

NOTICIA

BARRIOS CON ENCANTO

17 ENERO, 2018

La experiencia es un grado. De eso estamos seguros

Los años y las vivencias nos hacen apreciar y valorar cosas en las que, probablemente, hace unos años no nos hubiéramos ni siquiera fijado.

Los años te hacen valorar cosas pequeñitas pero con mucho significado. Por ejemplo, los ratitos de silencio de la noche después de una jornada maratoniana, las mañanas de domingo placenteras y sin resaca, la educación, así, en general, escuchar la radio y conocer la letra de una canción, dormir del tirón en los vuelos transoceánicos, dormir del tirón más de 6 horas en nuestra propia cama, las fotos impresas en las que se estampan los dedos (eso quiere decir que las puedes coger, tocar y mirar tantas veces como quieras), las navidades en las que no falta nadie en la mesa, los veranos con 15 días de vacaciones bien aprovechados, viajar sin mucho equipaje, el buen vino y el buen queso, la siesta del fin de semana, cuidar la piel por encima de achicharrarla al sol, la calidad ante la cantidad, las historietas de nuestros mayores, el grosor de las paredes de nuestra casa y a tener buenos vecinos.

No, no nos hemos vuelto locos.

Los vecinos que te tocan en suerte (o en desgraciada) son parte importante de tu felicidad, de tu salud mental y de tu tranquilidad y de eso se da cuenta uno cuando es adulto. Unos vecinos respetuosos, agradables, poco ruidosos y muy educados son una bendición de los dioses. Vecinos de los que consiguen que te olvides de que los tienes. Vecinos que, en ocasiones, llegan a convertirse en amigos.

En Fincas Fiol, tras muchos años de tener la inmobiliaria ubicada en el mismo barrio dePalma, somos conscientes de que tenemos los mejores vecinos del mundo mundial y os aseguramos que no es una exageración.

Todos ellos llevan la educación como bandera e, independientemente de la índole de su negocio (floristerías, restaurantes, ferreterías, loterías, cines o tiendas de decoración), su respuesta, cálida y respetuosa, a todas nuestras locuras siempre es impecable.

Tenemos vecinos generosos, implicados y con el corazón muy grande.

Por eso, y por la respuesta tan maravillosa que tuvo la recogida de juguetes para la Fundación Indig de esta pasada navidad, hemos decidido escribirles una carta a nuestros vecinos en nombre de Fincas Fiol.

Al fin y al cabo, somos de los nostálgicos (o adultos, quién sabe) que seguimos pensando que no hay forma más bonita de decir las cosas importantes que con una carta.

¡Qué gusto trabajar entre tanta buena persona!

Compartir