NO VENDEMOS CASAS, CAMBIAMOS VIDAS

¿HABLAMOS?

971 755 220
Migas de pan

NOTICIA

¿QUÉ HAGO SI NO PUEDO PAGAR LA HIPOTECA?

13 AGOSTO, 2012

Parece que con el nuevo récord de desahucios en el primer trimestre de 2012 (18.424, casi un 19% más que en el mismo periodo de 2011) y de ejecuciones hipotecarias (un 14% más en ese mismo periodo), ha llegado el momento de que hablemos de las alternativas o de los pasos a seguir si nos llega la trágica situación de no poder pagar la hipoteca.

Lo primero que tenemos que tener claro es que dejar de pagar es la última opción, ya que es el inicio de un camino del que será difícil salir: si dejamos de pagar empezamos a acumular intereses por demora, y si no teníamos dinero para pagar la hipoteca ¿cómo vamos a pagarla sumándole unos intereses altísimos? Por ello, en el momento en que empecemos a prever que dentro de poco tiempo no vamos a poder pagar, tenemos que actuar con rapidez.

Negociar con el banco.

En primer lugar, aunque suene obvio, lo que tienes que hacer es ir a negociar con tu banco, pero no cuando hayas dejado de pagar, como hemos dicho antes lo mejor es anticiparse y actuar con rapidez y sinceridad. Piensa que al banco le interesa más seguir cobrándote la hipoteca, que añadir una vivienda más a su (ya inmensa) cartera inmobiliaria y otro impago a sus (altas) cifras de morosidad. Qué puedes negociar:

  • La primera opción es solicitar una ampliación del plazo de amortización del préstamo hipotecario: si tienes una hipoteca a 20 años, intenta ampliarla a 25, 30, o a los necesarios para poder pagar las mensualidades, aunque la hipoteca finalmente te saldrá más cara. Si es posible, puedes acompañarlo de un periodo de carencia que te permita durante el tiempo pactado sólo pagar intereses; así tendrás un plazo de tiempo de mayor desahogo en el que las cuotas mensuales serán inferiores; aunque una vez concluido, también hará que aumente el coste total de la hipoteca.
  • Reunificación de deudas: si la hipoteca no es la única de tus deudas, te aconsejamos que reunifiques todas en una; tendrás un plazo de amortización mayor, pero unas cuotas mensuales menores que te faciliten llegar mejor a fin de mes.
  • Si crees que de ninguna manera vas a poder pagar la hipoteca, sintiéndolo mucho, tendrás que vender tu casa y saldar así la deuda; si no lo haces te arriesgarás a perder la vivienda por un precio mucho más bajo que el de mercado y que se la quede el banco; y como estamos viendo desde el inicio de la crisis, aún así seguirás debiéndole el dinero.

En un momento en el que el paro no para de crecer, una manera de prevenir esta situación es obtener un seguro de protección de pagos que se hará cargo de los pagos de tus deudas si te quedas sin empleo, en función de lo que hayáis pactado en la contratación del mismo.

Plazos del proceso de embargo.

Si (desgraciadamente) llegas al punto del impago de cuotas, debes saber que a partir de las 3-6 impagadas la entidad financiera comenzará los trámites judiciales, y se iniciará así la ejecución hipotecaria. En este punto, el juzgado te pedirá la totalidad de la deuda (nada de mensualidades) con unos intereses que pueden llegar a sumar el 25% de lo que debes.

Al año o año y medio pondrán una fecha de subasta de tu vivienda, en las que los valores de adquisición quedan muy lejos de cubrir el precio de la casa (y de la hipoteca), y por consiguiente, como hemos dicho antes, le seguirás debiendo dinero al banco.

Recomendaciones.

Hasta que no llegue una ley que deje de favorecer al acreedor, y que sea justa e igualitaria con el deudor, te aconsejamos que lo último que debes hacer es dejar de pagar, anticípate, negocia o vende pero en ningún caso caigas en el abismo del impago.

Contacta con plataformas ciudadanas como la de Afectados por la Hipoteca, en momentos así será mejor que tengas todo el apoyo posible; busca la de tu ciudad o Comunidad Autónoma, en nuestro caso, la de Mallorca está aquí.

Si necesitas asesoramiento inmobiliario o financiero, no dudes en contactar con nosotros;  estaremos encantados de ayudarte, especialmente en situaciones tan difíciles como ésta.

Compartir